26/9/09

A 48 horas de India y Nepal

Sí, llegó el momento. Dos años después de haber comprado el pasaje Londres-Delhi (viaje atrasado y reprogramado por distintos motivos 4 ó 5 veces), finalmente me voy. Confieso que me parece mentira. Todavía no lo creo. Pero ya está: trabajo adelantado y entregado, vacuna contra la fiebre amarilla dada, visa para entrar a la India sacada. Todo está en regla, hasta me di el lujo de mandar mi cámara a limpiar a Nikon y me compré una nueva mochila. Lo más, sin duda, es una brand new netbook diminutísima -bautizada SerViajerita- para hacer lo que más me gusta durante mis viajes, que es escribir.
Me quedan dos días. Sólo dos. Me espera el desafío de armar la mochila con lo imprescindible. Lograrlo es un verdadero arte. Tengo que pensar mucho: Son nada menos que 60 días. En Delhi y los llanos muchísimo calor -hasta 40º-, y en las alturas cercanas al Himalaya un clima similar al del Altiplano Boliviano: sol brutal durante el día y muchísimo frío a la noche.

El viaje es, por varios motivos, muy especial. Norte de la India y Nepal, sin itinerarios preestablecidos, sólo enormes ganas de ir a determinados sitios mediante trenes y buses. Yo suelo viajar sola. El verdadero viaje, me he cansado de repetir, ES en solitario. Pero me voy con mi hija Fran. Qué compañía. Vuelo a Londres y en Heathrow me la encuentro. Ella con su mirada tan particular, amplificada por sus siete años de vida en Londres y su formación en Bellas Artes, y yo con otro carácter, una mirada tan distinta y tan parecida a la vez. Madre e hija: diferencias, convergencias, y simbiosis pura. Ya hemos sido compañeras de viajes increíbles. Buena parte de España la recorrimos juntas. Cuando ella podía escaparse unos días de la universidad se tomaba un vuelo barato desde Gatwick. Yo la pasaba a buscar por los aeropuertos más insólitos de la Península. Vitoria-Gasteiz, Jerez de los Caballeros, Valladolid, Ourense... Francisca no tenía idea del lugar donde aterrizaba, nos abrazábamos y se subía a mi coche alquilado. ¿A dónde vamos, ma? Yo le mostraba en el mapa el periplo que nos esperaba. Tan largos eran que hubo veces en que tuve miedo de que Fran se tirara por la ventana. Pero mi hija sabe lo que es el esfuerzo, o el entusiasmo, así que estoica aguantaba.
Y con Fran fui a Marruecos, por primera vez. Veinte días en tren, bus, y coche alquilado. El viaje hasta ahora más alucinante de mi vida. Después volví a Marruecos audazmente sola; fue genial, pero no fue igual. A veces, cuando estoy escribiendo sobre Marruecos, leo los apuntes escritos entre las dos -llenos de dibujos de Fran- y me muero de risa. Las risotadas, las carcajadas, el dolor de panza y el hipo por no poder parar de reírnos es lo que más recuerdo.

Ahora nos vamos al Norte de la India y Nepal, aunque el destino prioritario siempre ha sido Nepal, país que desde hace años me tiene obsesionada. El itinerario es un gran óvalo que va de Delhi a Kathmandú por Varanasi y regresa a Delhi por el norte. Pero en realidad todavía no sabemos qué haremos primero. Tal vez vayamos a Chandigarh (Fran quiere conocer la ciudad diseñada por Le Corbusier) y luego al extremo norte -me refiero a Ladakh, casi pegado a China, lugar que muero por recorrer- al comienzo, cosa lógica, porque más tarde en esa zona empiezan los terribles fríos.
En realidad, más allá de que las dos hemos leído bastante (sobretodo literatura india y libros sobre el budismo e hinduismo), no tenemos mucha idea qué haremos. Cero idea. Sólo tenemos tres días de hostel reservados en Delhi (10 USS por noche entre las dos, con baño privado), en un barrio llamado Nueva Colonia Tibetana. Después de esos tres días decidiremos hacia dónde y de qué manera avanzamos.
Prometo tenerlos informados. Según el Tzolskin, el calendario maya, soy viento, IK: más allá de que lo haga mal, regular o bien, estoy en este mundo para comunicar. Por eso es que me llevo a SerViajerita. Mi bebé casi no ocupa lugar.

6 comentarios:

Aventurer@ dijo...

Un muy feliz viaje para ti y para tu hija! Espero que escribas muchas reseñas de Nepal e India y hagas fotos maníficas como nos tienes acostumbrados. Yo también parto en Octubre hacia tu país... Un fuerte abrazo!

eViajado dijo...

Que Felicidad!

Que momento mágico el previo a un gran viaje, cuanta ansiedad y expectativas y que maravilloso es que puedas compartir con tu hija las cosas que más te gustan.

Admirable y envidiable :-D

Ojalá y la pasen genial, encuentren lo que van a buscar (siempre buscamos algo en los lugares a donde vamos) y vuelvan sanas y salvas con un enorme cuaderno lleno de anécdotas.

Un beso grande y MUY buen viaje!!

Brenda Zaniuk
(www.eviajado.com)

Rufino M.Varela dijo...

Que alucinante Flaca!Los lugares pueden ser fascinantes y hasta mágicos pero no dejan de ser simples lugares que estuvieron, están y seguirán estando por siempre pero la posibilidad de estar solas en un rincón del mundo con Fran, es algo que no muchas veces puede darse. Esa es mi envidia mayor y la alegría que me das en este domingo gris y ventoso de Buenos Aires. Un beso enorme a las viajeras y no dejes de teclear la Viajerita. Rufo

Anónimo dijo...

buen viaje CANA!!! TE SIGO
Tere y el Negro que esta dando vueltas por acá también te manda un beso

Argonauta dijo...

Recuerdo bien la ocasión en que tuviste que cancelar tu viaje en el último instante. Hay quien dice que todo pasa por algo. Es tu momento, querida Ser Viajera, apúralo hasta la última gota como tú sabes hacer.

Me alegro mucho.

Claudinha dijo...

Qué genial que ya puedas realizar tu sueño de viajar a Nepal. Tu abuelo estaría orgulloso! Mucha suerte en tu viaje y qué mejor compañía que la de tu hija. Espero con ansias leer tus entradas.

Un fuerte abrazo, María.