15/3/09

Para el recuerdo

Los gallinazos -esos grandes pájaros negros que anuncian desgracias y muertes en las novelas de García Márquez y demás escritores latinoamericanos- sobre la iglesia medio desmoronada de Barranco, en Lima.

El bullicio ensordecedor del centro de Lima. Los vendedores de las tiendas asomados a la calle, micrófono en mano, anunciando en perpetua cantinela sus ofertas.

El tráfico enloquecedor de Lima. Los minibuses anunciando su destino a los gritos, los taxis permanentemente tocando bocina.

La odisea de ser peatón e intentar cruzar cualquier calle de Lima o Arequipa.

Los 'escribidores' de la plaza de Armas de Arequipa. Sentados en bancos, con vetustas máquinas de escribir sobre las faldas, escriben al dictado de sus clientes.

En una tienducha arequipeña donde entro a comprar una lapicera, la chola que me atiende me escucha y me mira intrigada. Entonces me pregunta:
-Y cómo es que usted habla tan bien español si es mitad china mitad alemana?

1 comentario:

Valkiria dijo...

Jajajajajajajaja. Pobre chola! La dejaste con la intriga o le dijiste que eres argentina, y que allá como en muchos lugares de latinoamérica, también hay rubias.