11/1/08

Hombre enamorado

Hurgo en mi biblioteca y releo a Antonio Dal Masetto. Y recuerdo: Hace unos años lo conocí en la presentación de uno de sus libros. Seductor a pesar de sus canas y de su panza, dueño de una voz que sin ser muy grave sonaba terriblemente masculina, me hipnotizó en seguida. Al terminar de dialogar con el presentador, respondió preguntas y charló con los oyentes. Uno de ellos, alguien que seguía su carrera muy de cerca, le dijo que siempre le había llamado la atención que siendo un escritor tan prolífico -no sólo de novelas, sino de cuentos, notas y crónicas-, durante el año tal no hubiera escrito ni una sola palabra.
Dal Masetto sonrió y contestó: Es que ese año me enamoré como un caballo.

No te olvido Antonio. Y todavía tu frase me hace suspirar.

No hay comentarios: